COSQUÍN 2013: Cuarta Luna




(Cosquín, 23 de enero de 2013. Fernando Pedernera, RNA-BAF) La Cuarta Luna comenzó con el homenaje del Ballet Camín a las provincias de Tucumán y Santiago del Estero. Le siguió la Arenga de Marcelo Simón con el recuerdo a los que habían partido. Y la presentación de Ana Prada y de Teresa Parodi, uruguaya de Paysandú y argentina de Corrientes, respectivamente, sonó a renacimiento tras el largo obituario.
Porque estrenaron en Cosquín el exquisito repertorio compuesto entre ambas que integra un disco que acaban de grabar y que en abril se podrá encontrar en las disquerías.
Parte de mi corazón”, “La del Tata”, “Y qué más”, la bellísima zamba “Cuando de mí te olvides”, “Chamarra cantora”, “El Tum Tum” (con la cubana Yusa) y “Tierra adentro” fueron los títulos elegidos para mostrar en el escenario mayor del Folklore.
Y, como fin de un banquete, “Esa musiquita” y “Pedro Canoero”, ambos de Teresa Parodi.

Las tres artistas se divierten sobre el escenario y se nota. Es destacable cómo la correntina se permite disfrutar de su rico presente artístico y lo demuestra con alegría ante un público que la quiere y la respeta. Pese a tener la bendición de, entre otros grandes del género, Ramona Galarza, “la novia del Paraná”, Teresa aclara: “No soy una chamamecera, soy una compositora que ha creado algunos chamamés como también otros ritmos de nuestra vasta música popular”.
En la misma entrevista, Ana Prada y Yusa, “Crema y Chocolate”, tal el nombre del espectáculo que ofrecen los jueves de enero y febrero en el Café Vinilo de Buenos Aires, no pueden ocultar su emoción por haber subido al escenario Atahualpa Yupanqui a cantar con Teresa, a quien comprometen a participar de su show conjunto.
Una porque de niña veía desde Paysandú las transmisiones de Canal 7, por entonces ATC, desde la Plaza que acababa de ovacionarla; y la otra porque en Cuba, siendo pequeña, aprendió el chamamé y consideraba su venida a la Argentina -donde se convirtió en casi una experta en folklore- como un reencuentro con aquellos tiempos idos.

Ahijado de Orlando Veracruz, santafecino de Rafaela, subió al escenario de Cosquín Efraín Colombo, con potentes interpretaciones del “Gatito cayastasero”, de Orlando Veracruz, y de sus propios temas, “Santa Fe en mi corazón”, “Argentino yo soy”; y “Todo igualito que vos”, de Ratti, y “La inesperada”, que le pertenece en coautoría con Rodríguez y Lucero.
Siguieron los pampeanos de “Los Caldenes” con “Angélica”, clásico de Roberto Cambaré, “Que levante la mano” y “Te escribo desde el sur”, del recordado Hugo Giménez Agüero.
La noche venía con mucho volumen y, para estar a la altura, la colorida cantora bonaerense Sonia Vega ofreció “Mañana de Carnaval”, de Jorge Basilico; “Anoche no dormí”, de Ricardo Romero y Roberto Ternán, y cerró con el celebrado éxito del atamisqueño Leo Dan, “Pídeme la luna”.
En ese sonoro contexto se presentaron los muy buenos santiagueños Orellana-Lucca, que entre otros temas presentaron “Zamba del ángel, de Ariel Petrocelli y de hugo Díaz, y el gato “El milenario”.
Con 21 años y sin haber pasado por los Festivales Callejeros ni por el Pre Cosquín, subió la cantora de Mina Clavero, María Luz, quien ofreció “Endechas”, de Mlikota; “Zamba para olvidarte”, de Daniel Toro; y el Gatito pa'l cura gaucho, en homenaje al legendario sacerdote José Gabriel Brochero.
Simpatía, respeto y buen gusto prodigaron los representantes de Japón, con un set de 4 temas entre los que se destacaron “Solo le pido a Dios”, de León Gieco, y “Carnavalito quebradeño”, de los Hermanos Ábalos.
Los Payadores Nicolás Membriani, Samuel Garcilazo y Jorge Socodato arrancaron la ovación de la plaza cuando homenajearon al Gaucho de Madariaga, Argentino Luna y al célebre conjunto Los Tucu Tucu.
Con la plaza tranquila subió “La voz romántica de todos los tiempos”, el gran cantor Enrique Espinosa, que lució su plenitud vocal “Con el simple deseo de amar”, de Walter Larroque;en lel vals “Y qué si ya te vas” y la zamba “Tú”, ambas de Roberto Cambaré.
La provincianía dijo presente con la delegación de la Provincia de Entre Ríos, encabezada por la personal cantante Liliana Herrero, que inició la actuación con “Creciente de nueve lunas”, de Chacho Müller; se solidarizó con “nuestros primigenios habitantes como los qom, que sufren persecución, represión y muerte” y lconcluyó con “Garzas viajeras”, de Aníbal Sampayo.
El Elenco Joven de la provincia representó la Batalla de Artigas, el cuarteto vocal Tamvos cantó “Aguas”, de Silvina Gómez, y el virtuoso acordeonista Sergio Pinget, ganador de un concurso televisivo, encantó a la plaza con “La Paisana”, de Antonio Tarragó Ros. El gran cantor de Nogoyá, Mario Suarez, recreó la “Canción de cuna costera”, de Linares Cardozo; María Silva cantó “Madrugada del pescador”, de Juan y Miguel Martínez; y El Ensamble Creciente interpretó “Costero del Uruguay”, de Walter Ocampo, Hugo Silva y Alcibíades Larrosa.
De la puerta de la Mesopotamia, la música viajó sin escalas a Misiones con Joselo Schuap, quien tras presentarse: “-Yo vengo del Litoral/ la terrra del Gaucho Gil,/ a decir ¡Viva el Folklore!/ en la Plaza de Cosquín”, encendió la fiesta “En el corazón de Todos” (el corrido misionero y el cuarteto cordobés).
Generoso, como lo fuera con él su enorme comprovinciano Ramón Ayala, Joselo invitó a la Academia de Folklore de Osiris Ríos, profesor que varias veces a la semana debe cruzar en bote hasta la isla para enseñar nuestras danzas nativas.
Creí que la tierra era mía”, prosiguió cantando, para concluir con una selección de polcas y marcharse habiendo brindado alegría, tan necesaria para los pueblos.
Jujeño que regresaba a Cosquín, fue muy celebrada la imponente presentación de Bicho Díaz y la Eléctrica Folklórica.
De vuelta en el litoral, el muy buen cantor y compositor chaqueño, Lucas Segovia, saludó con “El rancho e' la Cambicha”, de Mario Millán Medina; “Charanga de la libertad”, de Zitto Segovia; y con su propia creación “La Confluencia”.
Y de nuevo a la tierra de Los Hermanos Cuestas, Los Musiqueros entrerrianos, seguidores de ése legado, tocaron tres temas que fueron celebrados por el público presente.
Ganador del Pre Cosquín en el rubro Malambo Individual, se presentó Emanuel Hernández, representante de la sede Plaza Huíncul, en Neuquén.
Un momento de exquisitez ofreció en charanguista Rolando Goldman, quien ofreció “Estudio para Charango”, de Mauro Núñez, “Volver”, de Gardel y Le Pera; y alterando la lista presentada ante SADAIC, interpretó el Himno Nacional Argentino, que hizo poner de pie y cantar a toda la Plaza Próspero Molina.
Y otra ganadora del Pre Cosquín, en el rubro Narrador Costumbrista, sede La Banda, Santiago del Estero, subió “Doña Shalu”, personaje de Alicia Alba.
De la palabra relatada, pasamos a la palabra cantada aunque sin tanto artificio sino basada sobre la profundidad de la poesía que interpretaron los pampeanos de Santa Rosa, Délfor Sombra, y de Quemú Quemú, Roberto Yacomuzzi, qjuienes representaron a su provincia con el “Estilo de la Calandria”, de Bustriazo Ortiz, Mareque y Sombra; “Mi consuelo”, de Yacomuzzi; “Confesión del viento”, de Yacomuzzi y Juan Falú; y “Volverá en primaveras”, de Edgar Morisoli y Délfor Sombra.
Con la plaza “atenta” tras el mensaje de los pampeanos, aparecieron detrás de los pétalos que hacen las veces de telón del escenario, el gran intérprete Juan Carlos Baglietto y el tecladista Lito Vitale para ofrecer uno de los momentos más vibrantes de la noche.
El Dúo nacido con el disco “Postales de este lado del mundo”, en 1991, repasó su repertorio y deleitó con “La Canción del Jangadero” y la “Tonada del vuejo Amor”, de Dávalos y Falú. Descolló en “postales del alma”, chacarera que da combre al segundo disco del Dúo. Y del disco “Más de lo mismo”, “Príncipe del manicomio” e “Historia de Mate Cocido”, de Adrián Abonizio; “Alas de Colibrí”, de Silvio Rodríguez; y “Vámonos”, de José Alfredo Giménez. Ante el aplauso de pie, sobrevino “El Témpano”, otro del rosarino Abonizio, que la plaza se dio el gusto de cantar.
Como si las delicadezas se resistieran a dejar de aparecer, subió al escenario mayor del Folklore, la platense Laura Albarracín, Revelación 1988, que recitó un pasaje de “La Capataza”, de Ayahualpa Yupanqui, conmovió a la Plaza con su versión de “El adiós”, de Yupanqui, poema musicalizado por Víctor Heredia; y la hizo vibrar con la cueca “Remolinos”, del mendocino Manuel “Nolo” Tejón.
El abrazo latinoamericano estuvo dado por el Ensamble Cruzao, de Colombia.
Y más tarde, según el orden dispuesto por la Organización, Gustavo Chazarreta, la riojana Gloria de la Vega, Los Soñadores y Marcelo Córdoba, sirvieron la Plaza al gigantesto artista de cierre.
A dos minutos de las 5 de la mañana, Pancho Chévez, integrante del elenco de “Mundo Alas”, anticipó la entrada del artista con un renovado “Aquí Cosquín, Capital Nacional del Folklore”.
Y, en punto, a las cinco, León Gieco saludó a la concurrencia, numerosa para la hora y para el descenso de la temperatura que se había registrado, y estimada en un 80 por ciento de la parte baja, enfrente del escenario.
Recordó aquella noche de 1985 en la que subió para cantar con Mercedes Sosa y evocó que el día anterior había participado de la Cacharpaya, a eso de las 6.
El fuego se abrió con un set rockero que incluyó “El fantasma de Canterville”, de Charly García y “La Rata Laly”, de Gieco, bajó los decibeles para cantar “El País de la libertad” y “La Navidad de Luis”.
-Espero una manifestación de hombres en contra del femicidio”, despachó y realizó un homenaje a las mujeres en tres canciones, con proyección de fotografías de mujeres luchadoras entre las que se destacaron María Elena Walsh, Mercedes Sosa, Violeta Parra, Madres y Abuelas de Plaza de Mayo y Evita por citar solo a un puñado.
Repaso por De Ushuaia a La Quiaca con parada en Corrientes, para hacer “Cachito, el campeón” y “Kilómetro 11”, cantado en guaraní y en castellano.
Eran las 05:48 cuando León ilustró que cantaría una canción compuesta cuando Ernesto Cardenal era el ministro de Cultura de Nicaragua y decía que el pueblo era feliz cuando tenía Cultura”: “La Cultura es la sonrisa”.
Luego, el homenaje a Yupanqui con su melodía sobre el poema “Guitarra”, de Atahualpa.
Con Pancho Chévez, cantó “Me quedo con vos”, del propio Pancho.
Con su coterránea de Cañada Rosquín, Gisel Sandoba, a quien le produjo, junto al mendocino Raúl Tilín Orozco su disco, “Parte de mí”, cantó “Todos los días un poco”.
De “Desembarco”, su disco más reciente, hizo el tema que da nombre al material, “Hoy bailaré”, “El Argentinito” y “Fachos”.
Tres minutos antes de las 6:30, la Plaza se encendió con “De igual a igual” y el reclamo a Europa para que no se olvide que Latinoamérica le abrió las puertas y deje entrar a los inmigrantes de la región que se lo soliciten.
Un tema más tarde, invitó al charanguista Rolando Goldman, con quien emocionaron a la concurrencia al regalarles una sentida versión de “El Ángel de la bicicleta”, en memoria del luchador social entrerriano, Claudio “Pocho” Lepratti, luchador social asesinado en Rosario el 19 de diciembre de 2001 por un policía santafecino.
Era el “cierre formal” del recital. Pero, sin irse del escenario y ante el recuerdo del sólido presentador, Marcelo Iribarne (“-Mercedes dijo que si no existiera León habría que inventarlo”), arremetió a capella con una canción dedicada al presidente de Bolivia Evo Morales: “Cinco siglos igual”.
Con la convocatoria a los invitados de la noche, León cerró el show con “Solo le pido a Dios”.
Eran las 7 de la mañana y los duendes seguían alborotados sobre la Plaza Próspero Molina. Como para no estarlo luego de semejante descarga. Cuentan que un cuidador de la plaza los escucho acordando irse a guardar luego de saludar la salida cantor...

Escuche las alternativas del Festival de Folklore de Cosquín 2013
a través de Radio Nacional Folklórica.
Operación Técnica: Máximo Vargas y César Calvi.
En el Móvil: Oscar Humacata.
Guiones y coordinación: Pedro Patzer
Conducción: Sonia Ferraris y Fernando Pedernera.
En vivo:

Comentarios

Entradas populares de este blog

BAF del 28 de agosto.

¡¡¡Y volvió a volver el BAF!!!

BAF del 23/05/22