LOS "PUEBLOS DEL ANDES" DESPIDIERON EL AMERICANTO HASTA 2010.

Fernando PEDERNERA
Radio Nacional Bs. As.

Por cuestiones de la organización, la grilla comenzó un poco más tarde de lo previsto y fueron Los Bichos, agrupación infantil dirigida por Gustavo Maza, quien además canta con ellos, los encargados de aportar su cuota de ternura y sana energía.

Tocaron el carnavalito “La vi por vez primera”, la vidala “Con viento vengo yo”, la tonada “Deja de llorar paloma”, el gato cuyano “Los ojos del amor” y se despidieron con la zamba de Peteco Carabajal “A mis viejos”.. Ante la ovación del público, Los Bichos tocaron la cumbia colombiana “Pescador”.

El fuego había sido abierto y el clima del Prado Gaucho del Parque General San Marín se prestaba para que se luciera la mendocina Ini Ceverino, quien abrió con el motivo popular “Aguacero de Mayo” y prosiguió con “Canto libre” (Víctor Jara), “Pajarito en Sol” (Henry Martínez, un popurrí de valses peruanos, y cerró con el popular afrocubano “Osaín”, una canción de cuna referida al dios de las hierbas.

Con el público de pie, los maestros de ceremonias introdujeron a un número fuera de programa que se convirtió inesperadamente en el homenaje musical del Americanto 2009 al poeta que desde este año le dio nombre al escenario, Armando Tejada Gómez, porque invitaron a subir a los entrerrianos de Gualeguaychú, Marita Londra, y de Colón, Polo Martí, quienes interpretaron la “Cueca de Lejos”, poema que en 1967 el enorme huarpe escribió en Villa Gesell, y que musicalizó el guitarrista Polo Martí.

La plaza, que se fue colmando hasta convertirse en la más concurrida del Encuentro, pedía más y fue la banda Amauta la encargada de prodigarles su folklore andino contemporáneo con “La Llegada”, poema tolteca musicalizado por ellos mismos; la cueca “La Higuera”, también de su autoría al igual que “Soles y Lunas”, “El Hacha” y la música de otro poema tolteca, con el que concluyeron su presentación.

El público seguía llegando cuando subieron Analía Garcetti, Sandra Amaya, Alejandra Bermejillo y Mariana Matta, Las Mujeres Mendocinas, con una exquisita propuesta que se inició con “Mujeres el Mundo” (Sandra Amaya) en las voces de las cuatro. Y continuó con “Criollita” de y por Analía Garcetti; “Al compás del sonajero”, de y por Sandra Amaya; “La Yerbatera” (Vasti Michel, de Chile) por las cuatro; “De la infancia a mi casa” (Edmundo “Pimpe” González) por Mariana Matta; la cueca “Nacida en agua de guerra” (Chato Díaz) por Alejandra Bermejillo; y llegó a su fin con “Flor de Piedra” (A. Garcetti) en una potenciada versión a cuatro voces..

Semejante lindeza fue la antesala de una propuesta no menos virtuosa: el Proyecto Sanluca, integrado por el porteño Raúl Carnota, en guitarra; el rosarino Franco Luciani, en armónica; y el mendocino Facundo Guevara, en percusión.

El trío, que, según confesó maravillado un músico local, “hizo una prueba de sonido de diez minutos y nos pintó la cara”, deleitó con, entre otros, el gato “El tímido”, la zamba “Viene Clareando”, el motivo litoraleño “Ña Polí (la pureza de la gente como usted)”, la tonada “Elogio del Zonda” –para la cual invitó al trovador mendocino Jorge Marziali*-, el tango “Sur”, la zamba “Debajo de la morera” y la chacarera “La de los angelitos”.

Todo era algarabía en el Prado. Y hasta el viento se había hecho sentir -obligando a los técnicos a retirar momentáneamente las pantallas gigantes- para luego llevarse las nubes y dejar que las estrellas también contemplaran el sortilegio que manaba desde la escena.

Entretanto, Markama renovaba su amor militante con la concurrencia. La célebre agrupación mendocina interpretó la cueca “La Bolivianita”, “Aguas claras”, “Encuentro (Roberto Calvo), “Carnavalito de los barrios” (Pancho Cabral), “Zamba del Awayu” y Tani-Tani (Archi Zambrano), “Tío Iluma” (Pop. Ecuador), y los clásicos “Señora chichera (Pop. Bolivia), y “Canción y huayno” (Mauro Núñez). Pero la celebración no fue completa hasta que sonó “El Alcatraz” (recop. De Nicomedes Santa Cruz), con el que se despidieron.

La presencia del Ande se consolidó cuando subió al escenario el bonaerense Rubén Segovia, portador de arte con charangos y ronrocos, quien se introdujo con “El Aguilillo” y siguió con “El Chiquitito”, “Velay la algarrobera” (con la cordial cantante Analía Sirio), “Igualada”, “La Jardinera” (de impecable factura, con Analía Sirio) , “Sin tanto Volver”, “Ronroko y Puway” y “Crepúsculo”, para dejar al auditorio con “ganas de un poco más”.

Pero esa avidez habría de quedar satisfecha cuando el sonido de otros cordófonos identificaron a la mítica agrupación chilena Inti Illimani Histórico que recrearon obras como “La exilada del sur” (Manns-Parra), “Canción para Portinari” (Guillén-Salinas), “Lo que más quiero” (Violeta e Isabel Parra), las populares “Arroz con cologón”, “Montilla” y “La fiesta eres tu”. Y para que nadie se quedara con ganas, la inmortal “Samba Landó” (Ceves-Manns-Salinas), cerró una presentación memorable.

El Americanto 2009 podría haber bajado el telón con “los Inti”, pero no, aún había más. Y buena prueba de ello fue el jujeño Tomás Lipán, quien desarrolló su rutina de temas con, entre otros, “Jujuy Mujer”, “La vicuñita”, “La yaveña”, “Soy de la Puna”, “A Santa Catalina”, “Picha Picha”, “Sikureada”, “Erquencho y Coplas” y “Carnavalito quebradeño”, con el que se retiró ovacionado.

El Americanto 2009 podría haber bajado el telón con Lipán. Pero tampoco. Faltaba sobre el Armando Tejada Gómez todo el saber musical de una figura descomunal: Pedro Aznar, por quien se había quedado -pese a lo avanzado de la hora- la mayoría de una platea que contó en su momento cumbre con más de 12.000 personas, según la organización.

El ex integrante de Serú Girán, registró una actuación que contó en su mayoría con temas de su último trabajo “Quebrado”, además de otros de discos anteriores.

El show dio comienzo con, precisamente, “Quebrado” y tuvo continuidad con “Alcira y la Torre” y “Nocturno suburbano”. Además tocó “Décimas”, “Deja la vida volar”, “Zamba del carnaval”, “¿No es una pena?”, “Jealous Guy”, “A primera vista”, “Solo Dios sabe”, “Si me das tu amor”, “Tu amor”, “Fugu”, “Claroscuro”, “Lina de luto”, “Los perros del amanecer”, “Faro de los ahogados” y “María Landó”, precedido por un notable solo de percusión de Alejandro Oliva. Eran las 4:48 hora de Mendoza y las provincias del Oeste, La Pampa y San Luis.

Tras despedirse del Americanto y agradecer a la multitud que lo aplaudía, Aznar amagó con retirarse pero volvió con “La Carne” a pura voz en cuello. Y luego de su segundo intento fallido de retirarse, obsequió una impecable versión de “Fragilidad”, de Sting, luego de la cual volvió a saludar, agradecer, y esta vez sí se pudo ir.

En Buenos Aires y las provincias del Este la señal horaria que anunciaba las 6, había sonado dos minutos atrás, y cuando parecía que el silencio se apoderaba del lugar un estruendo conmovió a quienes comenzaban a retirarse y los detuvo hasta que su hubo de apagar el último fuego de artificio que por 5 minutos llenó de luz el Parque.

Nubes, viento, estrellas en la velada de los “hasta siempre”. Si hasta pareció que todo el Cielo había gozado del AMERICANTO 2009, el de los Pueblos, el de la celebración por los 25 años de Democracia.



Comentarios

Entradas populares de este blog

BAF del 28 de agosto.

¡¡¡Y volvió a volver el BAF!!!

BAF del 23/05/22