Cosquín 2011: Sexta Luna.

Cosquín puso Sexta y dobló el codo hacia la recta final.

Fernando Pedernera
Radio Nacional
Enviado a Cosquín


Con una demora de poco más de 30 minjutos, producto de la prueba de sonido del número que abriría la sexta luna, se ninició la previa con la muy buena presentación del grupo vocal Policanto, de la provincia de Santa Fe, quienes sobre el escenario mayor del folklore demostraron que le sobran condiciones para estar programados en alguna edición venidera.

Jorge Salcedo, María sirio, el Trpio de Chamaé, Sonia Vega y El Rey del chamamé musicalizaron la espera de la plaza que comenzaba a llenarse.

Con todo el equipamiento lumínico en condiciones, el poema de Julio Domínguez, “Adiós Milonga”, reompió el silencio y dio lugar al “Llamado a Latinoamérica” que precedió al “Himno a Cosquín” y al grito de Fabián Palacios.

La Arenga de Marcelo Simón estuvo dedicada a los poetas y a la poesía de Latinoamérica, quienes fueron homenajeados por la comisión Municipal de Folklore en las personas de Ernesto Cardenal (Nicaragua), Antonio Preciado (Ecuador), Modesto López (México), William Agudelo (Colombia) y Jorge Boccanera (Argentina), a quienes se les entregó el tradicional “Poncho Coscoíno”. Fueron además reconocidas por su trayectoria las Abuelas de Plaza de Mayo cEstela de Carlotto y Buscarita Roa, con sendos ponchos de Cosquín.

-”No es una formalidad sino algo del corazón”, avisó el maestro de ceremonias antes de presentar a los encargados de arrancar musicalmente la sexta luna.

Y acto seguido anunció a Los Huayra, consagrados en la edición 2009 del Festival, quienes interpretaron potentes y vibrantes versiones de “Por si algún día”, “Al Jardín de la república”, “La Noche sin ti” y el himno de Joan Manuel Serrat, “Fiesta”, core3ado y muy aplaudido.

Posteriormente, subirán la cordobesa de Las Arrias, Departamento tulumba, Suna Rocha, se reinventó sobre un escenario que nunca le fue ajeno y mostró un set latino de homenaje a Atahualpa Yupanqui, (“Guitarra dímelo tú” y “Los Hermanos”) acompañada por una muy buena banda. A dúo con toda la plaza recreó “Campo Afuera”, de Di Fulvio, y sembró conciencia con “S.O.S. Agua” y “La felicidad de los niños”, para cerrar con “Abuelas del campo mío”, acompañada por el Ballet Camín.

El tucumano Juan Falú aportó sobriedad y buen gusto en sus versiones instrumentales de “Chacarera del 55” (Hnos. Núñez) y “Alfonsina y el Mar” (A. Ramírez y Félix Luna). Se despidió con invitados de excepción: Lilian Saba (piano), Marcvelo Chiodi (flauta) y Lucho Hoyos (voz), quienes lo acompañaron en “Zonko Querido”.

Raly Barrionuevo, fue el primer momento alto de la noche cuando sobre el escenario Atahualpa Yupanqui desplegó sus recuerdos de “Radio AM” y sus obras más cantadas, jutno a la profesora Elvira Ceballos y sus músicos. Tenía previsto hacer ocho temas al cabo de los cuáles la plaza, de pie, pidió más. Se sucitó un momento de tensión entre el locutor Fabián Palacios y el “soberano” de la Próspero Molina, que fue resuelto con la grandeza del cantautor santiagueño de Frías que, reclamado por un bando e impedido de subir por el otro, salió con su guitarra y tras pasar los tonos de su canción invitó a Carla Guzmán, ganadora del PreCosquín en el rubro Solista Instrumental, sede Banda del Río Salí, Tucumán, a que lo acompañe en la “Chacarera del Exilio”, tema con el que cerró su presentación para el aplauso del público y el abrazo agradecido de la joven instrumentista.

Con su flauta traversa, logró cautivar a la plaza cuando les sirvió “El Antigal”, “Zamba de Lozano” y “La Olvidada”, de exquisita factura y de conmovedora respuesta popular.

La delegación de la provincia de Santa Fe ofreció un homenaje a las Mujeres Argentinas y al maestro Ariel Ramírez con la participación de Coro, Orquesta y solista, hilados por la voz en off del también santafesino Quique Pesoa. “Gringa chaqueña”, “Dorotea La Cautiva” y “En casa de Mariquita” fueron el inicio. Juan Carlos Baglietto cantó “Alfonsina y el Mar” y “Juana Azurduy”, por Orquesta y Coro, fue el broche de una actuación accidentada, producto de las diferencias de volúmenes entre los operadores de monitores y el sonido central.

Liliana Rodríguez, ex integrante del Grupo Azul, protagonizó otra foto de la sexta noche cuando invitó a subir a doña Amada Eulogia Cortez, mujer inmortalizada en la cueca de Chato Díaz y Hugo di Bella “Nacida en Agua de Guerra.

En el marco de una presenación del Canal Encuentro, se presentó “Lo lamento por la baldosa”, con un cuadro titulado “Encuentro e Identidad” con coreografía a cargo del Ballet Aleph.

Nacido en Córdoba y aquerenciado en La Rioja, Emiliano Zerbini fue terminante con su mensaje opuesto a la minería contaminante: “El Famatina no se toca”. Y además prodigó “Lumbre y esencia” y la “Chaya saltada”.

Tradicionales y enfáticos en su propuesta, Los Jilgueros alborotaron el duende de Antonio Tormo al cantar “La canción del linyera” y sacudieron a la plaza al son de “Zamba de mi esperanza” y del “Candombe para José”.

Ritmo, color y alegría aportó la la Delegación Internacional de Colombia, con Marta Elena Hoyos y el grupo Juglares, responsables del abrazo latinoamericano.

La fiesta del litoral fue protagonizada por Antonio Tarragó Ros, las Hermanas Vera y Los de Imaguaré en un fragmento del espectáculo “Viva el chamamé”, que incluyó, entre otros, clásicos como “La Caú”, “Compadre qué tiene el vino”, “María Va”, “Mi Ponchillo colorado”, y el himno “Kilómetro 11”, cantado por todos, coreado y bailado.

Cordobés de Cruz del Eje, cacho Buenaventura marcó el regreso del humor a la Plaza del Folklore y arrancó las carcajadas de los presencias a fuerza de buen humor, sabiduría y costumbrismo. Cabe destacar que comenzó y cerró su presentación cantando y hciendo cantar a un público que lo volvió a amar.

Plaza caliente para recibir las muy buenas actuaciones de Juan Rueda y del Grupo Quebracho que devolvieron la atención al otro cordobés de Cruz del Eje, convidado al festival: Mario González, Jairo.

El artista, uno de los más queridos por mel público de Cosquín, regaló exquisitas interpretaciones de “Cahacarera de las piedras”, “Duerme Negrito”, “Los Hermanos”, “El Huajchito”, “Regreso a la tonada”, “Pueblero de allá ité”, “Milagro en el Bar Unión”, “Caballo Loco”y “Balacera”. Para su amigo y compañero de creaciones, Daniel Salzano, Jairo dedicó “Los Enamorados” y “Carpintería José”, ambas incluidas en su disco más reciente. En diálogo con la Radio Pública en Cosquín, el cantor anticipó que trabaja en la edición de un disco doble, en yunta con Salzano, el notable cronista de “La Voz del Interior”.

Otro momento emotivo se vivió cuando interpretó “Serenata para la tierra de Uno” y la plaza aplaudió el recuerdo a María Elena Walsh. Luego de conmover con “El ferroviario” y para cerrar su actuación, interpretó las reclamadas “Antiguo dueño de las flechas” y “Ave María”.

Había pasado casi una hora y cuarto de impecable recital y había clima para seguir escuchándolo. Pero, dulcificada por el buen canto y el buen gusto la concurrencia “se desconcentró en paz”, contenta por haber presenciado otro momento memorable del milagro de cada enero.

Más temprano que de costumbre, los ecos se apagaban para devolverle la tranquilidad a una ciudad a la que todavía le quedaban cuatro noches de alboroto.



Escuche los domingos de 15 a 16 "El Aire de Aquí con los Herederos del Cuyum".
Conducen Mariel Kosacki y Fernando Pedernera por la FM 98.7 Radio Nacional Folklórica
www.radionacional.com.ar

Comentarios

Entradas populares de este blog

BAF del 28 de agosto.

¡¡¡Y volvió a volver el BAF!!!

BAF del 23/05/22