sábado, 10 de mayo de 2014

ESPECIAL DEL BAF: Claudia Moreno & Moscato Luna Trío




LA NOCHE EN QUE CUYO SE HIZO PIEL EN PALERMO

La cantora sanjuanina de Pocito junto con el trío del guitarrista cuyano de Villa Domínico, Moscato Luna, presentaron “Cuyo en la Piel” en la Peña del Colorado. Ante un recinto que no tardó en llenarse tras su demorado inicio, resumieron a San Juan, Mendoza y San Luis en cuyanos tiempo de tonada, cueca y gato, sazonados por valses, tangos e invitadas especiales. Veinticuatro obras para el lucimiento artístico y humano de Claudia Moreno, generosa anfitriona de las buenas cantoras Marilina Mozzoni, Eliana Sosa, Julia Verdi, y Delia Mussi.
Fernando Pedernera
BAF – Radio Nacional


(Buenos Aires, 10 de mayo de 2014. BAF-RNA) Cuando se hizo la hora anunciada, los parlantes de nombre foráneo tomaron el protagonismo acaso para bajar el canto y los toques de raíz folklórica a las mesas que comenzaban a poblarse, a los cuadros que se cubrían de miradas y a los percheros de herraduras que comenzaban a abrigarse pese a que la temperie humana invitaba a lo contrario.

Como un novio en el altar, al pie del escenario Mercedes Sosa –presidido desde un piadoso retrato de la Madre Cantora- Maximiliano Luna parecía gardar a la cancionista y a los guitarristas Juan Manuel Colombo y a Carlos Juárez para convertirse en Moscato.

Guitarrista “cuyano de Villa Domínico” o “bonaerense del Cuyum”, pareciera que el mismo dios de los Huarpes –hunuc Huar- transfigurado en el eterno Rubén Díaz, en los actuales Horacio Díaz, Raúl Rubilar, Carlos Esteban García, Ricardo Barbeito o en cualquiera de los amautas criollos oportunamente investidos del secreto repartido en seis cuerdas, le hubiera revelado el misterio de la guitarra cuyana.

Desde un extremo, cuadros que desafían horizontes de muros o murales que improvisan profundidades en luces y sombras de colores, asisten involuntarios los sucesivos descorches que presagian una velada a puro brindis, al imponerse por sobre el murmullo creciente y la música cada vez más de fondo.

Agotada la tolerancia prevista, se hace propicio el momento para aprovisionarse antes de que la claridad se atenúe para dejar que las estrellas –si llegan- brillen sobre la escena.

Un incesante ir y venir de bandejas con sus mozas de los bordes ocupa el extenso paréntesis previo al inicio del show.

Da la impresión que el tiempo ocioso descascara y decolora aún más las paredes y que sobre el tenue cielorraso abre sendas la humedad.

Tal vez por cuestiones de morosa prolijidad el recital se inicie exactamente, en punto… una hora más tarde, cuando el chispeante bordó del saco de Moscato destella desde la escena.

Si “Cuyo en la Piel”, es el nombre que ha convocado a la concurrencia que colma los distintos ambientes de la Peña del Colorado, es preciso que arranque con cueca la noche y suene una sólida versión de “Quiero mirar tus ojos”, de Luis Reinoso: “En noches de serenatas/ tus ojitos tienen soles,/ cuyanita sanjuanina/ no me niegues tus amores…
Y cuando a la cueca le sigue una estremecedora interpretación de la tonada de Ernesto Villavicencio y Oscar Valles, “No sé que diablos me pasa”, se advierte entre la Cuyanada que la cosa viene en serio.

Por eso “Póngale por las hieras”, la cueca de Palorma; “Tonada de Otoño”, de Jorge Sosa y Damián Sánchez; y la tonadísima del sanjuanino Negro Villa, “Mi amor en una tonada”, asientan los motores para seguir andando.

Primera sorpresa: La cantante cordobesa Marilina Mozzoni revive un vals de Eladia Blázquez “Te llaman soledad”, a casi 25 años de su registro en SADAIC.

Y, junto con Claudia, hacen pasar de siglo la bella zamba de Ariel Ramírez sobre los no menos hermosos versos de Armando Tejada Gómez, “Volveré siempre a San Juan”. Para concluir la invitación con un tango, acompañada por dos erspecialistas: el también anfitrión, Moscato Luna, y quien fuera el último guitarrista de la recordada Nelly Omar, Carlos Juárez. Cantando tangos, Marilina se muestra cómoda y luce un poco más.

-“Pero… esta cordobesa me ha hecho dar ganas de cantar un tango”, dispara Claudia y las guitarras suenan en porteño tiempo de 2x4, como invitando ahora al lucimiento de la siempre solvente pocitana.

La noche se vuelve Trío de Guitarras y renacen “El mercedino”, gato de Alfredo Alfonso y Manuel Marcos López, y “Pedacito de cielo”, de Expósito, Francini y Stamponi, para el lucimiento de las primeras guitarras.

La continuidad del espectáculo es amena, con casi pasos de comedia, entre Claudia Moreno y Moscato Luna, de inminente gira “por el viejo continente”, según aclara.

Y este es quizás el momento de mayor brillo de la pareja, que demuestra el fruto de tantos años de trabajo con una performance digna de artistas que se conocen y se complementan perfectamente a fuerza de tanto trabajo serio y responsable.

Es un deleite escuchar la cueca del también pocitano Mario “Bebe“ Flores Yanzón, “Cuyana cosechadora”. Luego suena “Regreso a la tonada”, de estilizada versión -muy "aproximada" en melodía y letra a la concebida por Tito Francia y por Armando Tejada Gómez- pero con cogollo dedicado al guitarrista, a quien Claudia unge como “Cuyano en la sangre” e insta a que “regrese a cantar tonadas”. El set del dúo propiamente dicho se cierra con Fruta amarga”, de Homero Manzi y Hugo Gutiérrez.

Vuelven CArlos Juárez y Juan Manuel Colombo “para un tango más”, según anticipa la cantora. Y, al borde del acople, se puede escuchar “Tres esquinas”, tango de Enrique Cadícamo, Ángel D’Agostino y Alfredo Attadía.

Si los sanjuaninos presentes habían pasado los primeros catorce temas sin emocionarse, el número quince los iba a terminar quebrando: “San Juan por mi sangre”, de Ernesto Villavicencio, “dedicado a todas las personas que, al irse, dejaron su corazón en esas tierras”, advierte, también añorante, la misma Claudia.

“No tiene que haber cuyano que no se emocione”, pareciera ser la consigna y quien esto escribe es invitado a introducir el siguiente tema: la “Calle Angosta”, de José Inocencio Adimanto Zavala, luego de lo cual –entre agradecido y conmovido por la deferencia- retoma sus labores.

Se pueden apreciar la mirada y el oído atentos de los destacadísimos guitarristas de Mendoza, Freddy Vidal y Jorge Troyano, cuando se abre camino la cueca de Jorge Viñas y Eduardo Carteguiz, “Hablándoles de mi Cuyo”.

Vuelve el tiempo de las invitaciones y es convocada la cantante Eliana Sosa, quien acaricia con su voz un bello vals peruano. Acto seguido, sube Julia Verdi quien recrea con personalidad, sentimiento y muy buen fraseo la milonga “Tu vuelta”, de “los Albertos” Casavalle y Acuña. Por último, es convidada la imponente Delia Mussi, quien sube y pide: -“Garúa, la hacemos en La”.

Luego, previo al final, Claudia Moreno y Moscato Luna anuncian que el próximo 13 de junio, se realizará la segunda velada del ciclo ”Cuyo en la Piel”, con la presencia del muy buen cantor Enrique Espinosa.

Y como si se tratara de un cuyano deja-vu, vuelve a sonar la cueca de Luis Reinoso “Quiero mirar tus ojos”: "...El sol se queda en tus ojos/ y te deja la vendimia/ como el vino tonadero/ de esta tierra sanjuanina."

 Pero este es el Final, que a pesar de los vítores y aclamaciones solo será estirado con un bis.

Y la despedida es en clave de tango de Sebastián Piana y Cátulo Castillo: “Tinta Roja”, coreado por el colmado espacio cultural del barrio porteño de Palermo, que ha visto cómo el más puro sol de San Juan, desde el escenario, hizo dudar a la noche.

Para dar a conocer su actividad cultural, sírvase enviarla por correo electrónico a bafnacional@gmail.comEscuche los domingos de 15 a 16 El Aire de Aquí
con los Herederos del Cuyum. Conduce Fernando Pedernera
por la FM 98.7 Radio Nacional Folklórica
www.radionacional.com.ar

Para mayor información, consulte la
Agenda Cultural de Radio Nacional

No hay comentarios: