Cosquín 2011: Crónica de la Cuarta Luna

Falta... y Murga. Crónica de la Cuarta Luna del 2011

Fernando Pedernera
Radio Nacional
Enviado a Cosquín


La cuarta luna es historia. Luna que apareció para alumbrar las presentaciones de Nicolás Uriarte, Pablo Parsi, Javier Rodríguez, Gabi Gómez (Tango) y 5 Sentidos.

Y las actuaciones de 23 números, luego de la trilogía “Himno a Cosquín”, Grito y Arenga.

Arrancaron Los Nocheros, que renovaron el vínculo con la platea femenina con un set que conjugó romance y fiesta junto a Los Izquierdos de la Cueva, y pasó por todos los climas, desde el inicial “Señal de amor” hasta “El Humahuaqueño”, pasando por “Roja Boca”, “Canción del diós” y “Procuro Olvidarte”.

Luego, el Ballet Mitimaes, ganador del PreCosquín sede Lomas de Zamora, en el rubro Ballet, mostró una moderna propuesta de danza contemporánea.

Opus Cuatro, aportó jerarquía y etiqueta sobre el escenario, con un exquisito repertorio conformado por “La Vuelta de Obligado” (Miguel Brascó), “A la mina no voy” (Colombia, siglo XVII); “Alfonsina y el mar” (A. Ramírez-F.Luna) con Javier Rodríguez en guitarra; y “Sueño de la vendimia” (Viñas-Guerrero), también con el guitarrista. La prepotencia de los aplausos obligó a la presentadora a concederles una más, permiso canjeado por una amable versión de “Amarraditos” (Pedro B. Pérez).

El ambiente creado por el cuarteto vocal, que en 2011 cumplirá 43 años, fue capitalizado por una cautivante, alegre y, por momentos, conmovedora Teresa Parodi, que inició su concierto con “Piedra y camino” y “Río de camalotes”, y homenajeó a María Elena Walsh y Mercedes Sosa con “Como la Cigarra” y Jorge Giuliano en la segunda voz. Con la generosidad que caracteriza a los grandes, la correntina abrió su espacio a la propuesta del rosarino Martín Neri, ex guitarrista de la última etapa del Dúo Salteño, con quien cantó “El Isleño” (Neri) y “Tarumba”. “Retrato de un pescador” marcó el final y ante el abrazo cerrado de la concurrencia se despidió con “Esa musiquita”.

El cordobés Juan Iñaki, reprogramado de la velada anterior, demostró la madurez de un artista joven e inteligente, que comenzó con “Canto a elegua”/ “Ciertos cielos” y se despidió con “Chaya de los pobres” (R. Navarro), grito chayero incluido.

La presencia de Cuyo fue nuevamente honrada por Cacace-Aliaga (Mariano, Eduardo, Fabiana y la primerísima guitarra de Pablo Budini) que hicieron corear a la plaza “Claveles Mendocinos” y las cuecas “Póngale por las hileras” y “Calle Angosta”, para despedirse con la tonada de Ernesto Villavicencio ”Cuando el corazón se quiere quedar”.

Muy celebrada fue también la presentación de la delegación internacional de Japón, con máscaras y los colores de Argentina, que interpretaron los cuadros “Tren del cielo” y “El viento”.

El santiagueño Motta Luna presentó clásicos y temas de su nuevo material “El hijo del Jornalero”. Interpretó “Porque soy tierra”, “Algarrobal” y “Sufrida tierra”, con la que recordó a Mercedes Sosa.

De blanco como la harina del carnaval, el riojano Pablo Cabral deleitó -pese a las deficiencias del sonido- junto al Trío MJC (Córdoba), al Ballet Renovando sueños” (Buenos Aires) y al riojano Rodolfo Tubo Moya, entre otros. “Echa sueño en las conanas”, “Callate y no me contés”, “La salidera” (de Cabral y Chazarreta, dedicada a Luis Salinas) y “Copla escondida” fueron la seguidilla de temas que interpretaron luego de la señal impartida por el autor de “Azul Provinciano”: “-Vamos que nos corren”.

La delegación provincial del Chaco apostó a la calidad interpretativa de sus artistas y Los Paisanos, Marcelo Dellamea, Fibra Litoral y José Aranda mediante, presentó una propuesta que incluyó varios motivos extra provinciales.

Acto seguido, Los Carabajal ratificaron su orgullo santiagueño con temas celebrados por el público como “Desde el Puente Carretero”, “El violín del Monte”, “El Anacleto del viento” (de Litín Ovejero, junto con Nahuel, joven cantor no vidente “que tenía el sueño de cantar”), “Morena Esencia”, “Identidad santiagueña” (con Ballet y pantalla gigante) y “Entra a mi hogar”, huayno con el que clausuraron su presentación.

El salteño Quique Ponce interpretó “Volvedora”, “Pinturita” y “Gallitos del Aire” (compuesta en dupla con Argentino Luna). Para el Festival de la Vanción, el bandoneonista recreó el clásico “Puente Pexoa” (de Armando Neli y Tránsito Cocomarola.

Lucas Segovia, chaqueño y testimonial, dejó “Sube a mi Chaco” y “Pastel de la verdad”.

Camilo López, hijo de Braulio de Los Olimareños, evocó el canto comprometido de Daniel Viglietti con su versión de “A desalambrar” y su “Sueño un candombe cordobés””.

La Academia “El Gaucho”, ganadora del PreCosquín en el rubro Conjunto de Malambo demostraron por qué se quedaron con el certamen que en 2011 cumple 40 años.

La fuerza santiagueña quedó puesta de manifiesto con Orellana-Lucca, acompañados por Lidio Reyes, santiagueño de Añatuya, en bandoneón, y los temas “Habitante de mi tierra”, “Añapita”, “Milagrero del tiempo” y “Noticias del Monte”.

Siendo las 4:00 de la mañana, Mirtha Ugueth subió para cantar “Tinta Roja” y ”Que nadie sepa mi sufrir”; el cordobés Emiliano Martín prodigó “Zamba del pirquero” y “Chacarera de la telera”; la muy buena cantora Silvia Lallana (Revelación 1990) homenajeó a Eladia Blázquez con la zamba “Cuando el amor se va”, el tango “Sueño de barrilete” y la cación “Honrar la Vida”.

Pablo Achával, por tercer año consecutivo en Cosquín, hizo vibrar con “Lluvia de abril” (Mariano Neme) y “He vuelto” (Mario Álvarez Quiroga).

La cuenta regresiva de números se cerraba cuando Sumaimana de Salta presentó “Huacaypata” y “Viejo erkero” y Los Dos, dúo salteño integrado npor Roly y Hugo, reversionaron “Cuando ya nadie te nombre” y “Tu amor vive en mí”.

Una hora antes que en las jornadas anteriores, la plaza quedó a merced de lo que pudiera entregar la murga uruguaya Falta Y Resto. Aunque, cabe mencionarlo, ante las poco más de mil personas que se quedaron esperando para disfrutar y aplaudir las ocurrentes “Con el alma”, “El desfile”, “Violencia doméstica”, “La propuesta indecente”, “Colombina”, “Aquí están”, “La bajada” y “El último día”.

Eran las 5:30 cuando se apagó el último sonido de tambor.

Y cuentan que el sol, al escuchar el silencio, casi se queda dormido.

Sólo se oían los ecos de la cuarta luna.

Y todavía faltaban seis...


Escuche los domingos de 15 a 16 "El Aire de Aquí con los Herederos del Cuyum".
Conducen Mariel Kosacki y Fernando Pedernera por la FM 98.7 Radio Nacional Folklórica
www.radionacional.com.ar

Comentarios

Entradas populares de este blog

BAF del 28 de agosto.

¡¡¡Y volvió a volver el BAF!!!

BAF del 23/05/22