Cosquín 2013: Primera Luna.


(Cosquín, 20 de enero de 2013. Fernando Pedernera, RNA-BAF) Un trueno en la mitad de la siesta anunció la rara jugarreta climática que agregaría un poco más de suspenso a la previa de la Primera Luna del Festival mayor de Folklore. La lluvia parecía preparada por algún despechado hechicero dispuesto a aguar la velada inicial y a electrizar aún más los nervios de la Comisión Municipal de Folklore, siempre corriendo para que todo estuviera listo para la fiesta.

Tal vez, la inesperada precipitación haya hecho desistir a más de uno pero la tranquilidad climática con su consecuente descenso de la temperatura retrasó el arribo de los espectadores que llegaron a ocupar hasta el 80% de la Plaza Próspero Molina, por un año más, dispuesta a albergar las ilusiones de tantos artistas y de sus fieles seguidores.

En punto a las 22, el sacerdote Roberto álvarez impartió la bendición, con una alusión al prócer Manuel Belgrano, a la Batalla de Salta y a las derrotas de Vilcapugio y Ayohuma, de las que llamó a ponernos tras sus huellas.

Tras la bendición, se abrieron los blancos pétalos que hacen las veces de corredizo telón y aparecieron las cordobesas Paola Bernal, Pelu Mercó y Mery Murúa, acompañadas en teclado por Ceci Fandiño para prodigar una celebrada versión del Himno Nacional Argentino, con despliegue coreográfico de la bailarina Belén Ghioldi.

El poema recitado por el poeta tucumano Néstor “Poli” Soria anunció una representación a cargo del ballet Camin, dirigido por los hermanos Rodolfo y Osvaldo Uez, del Himno a Cosquín de Waldo Belloso y Zulema Alcayaga, este año precedido y seguido por un homenaje a las diferentes regiones argentinas, en primer lugar a Región Pampeana, con la presencia de muñecos de Florencio Molina Campos bailando una ranchera junto con el Ballet.

Habían pasado diecinueve minutos de la Primera Luna cuando el rumor comenzó a crecer entre los asistentes al ver avanzar hacia el proscenio y reconocer al locutor Claudio “Pipulo” Juárez que con un poncho coscoíno sobre el hombro estremeció al valle de Punilla con el grito de guerra que encendió todos los fuegos: “Aquí Cosquín, Capital Nacional del Folklore”, adjetivando la fórmula original propuesta en los años 60 por el periodista Roberto Maidana.

Y la arenga de Marcelo Simón, el maestro de Ceremonias, comenzó con la fundamentación de lo previamente visto sobre un escenario Atahualpa Yupanqui que, con la noche recién nacida, no imaginaba todo lo que habría de pasar.

-“Buenas noches, Pampa”, fue el saludo inicial y siguió la enumeración de los ilustres nacidos en ese “viejo mar” referido por el pampeano de Rancul, Alberto Cortez: Juan Carlos Bustriazo Ortiz, Edgar Morisoli, Julio Domínguez, El Bardino; Olga Orozco, Lalo Molina, Roberto Yacomuzzi y Délfor Sombra, entre otros. Y la presentación del grupo oriundo de Venado Tuerto, Santa Fe, “Alma de Luna”, de la Pampa Gringa, ganadores del premio Consagración 2012, que apostaron a los standards del folklore para asegurar el aplauso casi reflejo del público, motivado más por las obras consagradas que por los intérpretes.

Distinto al caso de Paola Bernal, la cantora de Cosquín, representante no solo de la sede del Festival sino de los cordobeses en general, a juzgar por las consideraciones del periodista Oscar Franco, de Las Varillas, Córdoba, en la transmisión de la Radio Pública desde el escenario Atahualpa Yupanqui.

La muy buena cantora, embarazada de 8 meses, se jugó por un repertorio poco transitado, demostrando que se puede innovar y aportar obras al rico cancionero folklórico y recibir a la vez el cálido aplauso de la plaza.

El clima se empezaba a crear y pasaban al olvido las amenazas de agua. Fue cuando salió a escena el jujeño de El Carmen, Bruno Arias para registrar una actuación memorable, donde pudo exponer su crecimiento artístico y humano, su compromiso y su generosidad, claro, huelga decirlo.

Con Bruno y sus músicos suibió el Ballet de La Quiaca, ataviados no para la ocasión sino con la vestimenta habitual de los habitantes de la Puna, y el artista plástico nacido en Salta, Andrés Gauna, quien durante el recital y en pictórica concordancia con la leyenda impresa en la remera de Bruno “Justicia por Marita Verón”, realizó una pintura alusiva a la lucha contra la trata de personas y de reivindicación de los pueblos originarios.

El repertorio del jujeño fue celebrado por el público y eso se notó. A diferencia de otras oportunidades, el tiempo otorgado fue de 16 minutos y los supo aprovechar, como si quisiera hacer el gol del “Changuito voz de urpila”, de su disco “Atierrizaje”, para que lo grite la Plaza Próspero Molina, que en retribución a tanta entrega le concedió, ovación mediante, el merecido bis.

Con maestría el coterráneo de Jorge Cafrune lo canjeó por música para despedirse “echando coplas pa'l carnaval”, acaso con el íntimo deseo de regresar a la Plaza la última luna para recibir el premio Consagración.

El maestro de ceremonias, Marcelo Simón, leyó, antes de la presentación del siguiente número, un proyecto de ley que, entre otros aspectos, impulsaba la declaración de la “Canción con todos”, de Armando Tejada Gómez, como el himno de la integración latinoamericana.

Y como si se tratara de seguir un preciso guión,una colorida y siempre joven Suna Rocha se plantó con el oficio de los grandes artistas y extendió sus brazos a Latinoamérica con notables reversiones de temas del panameño Rubén Blades (“Desapariciones” y “Buscando América”) y de la chilena Violeta Parra (“Qué dirá el santo padre”) para cerrar con la aludida canción de Tejada Gómez, el huarpe inmortal, en dupla con el compositor y cantor salteño César Isella, en su versión completa.

Con una plaza animada, se presentaron Chircal, con tres temas, y la solvente Delegación de la Provincia de San Juan, de aplaudida presentación y desempeños vocales, con vals, cueca, zamba, tonada y gato cuyanos.

Y para que el clima no se perdiera, el santiagueño de Frías, Raly Barrionuevo, redondeó una presentación basada sobre su material más reciente, “Rodar”, con sobrevuelos de discos anteriores, la presentación del guitarrista y cantor, Marcelo Gómez, y la coronación de una gran actuación con la “Charera del sufrido”, de los Hermanos Ábalos.
-“Solo un perverso podría no reconocer el triunfo de un artista como Raly” dijo el presentador antes de concederle el tema extra que, previa consulta con el público, capitalizó con una poderosa versión de “Hasta Siempre”, homenaje del cubano Carlos Puebla al revolucionario rosarino Ernesto Che Guevara.

La noche podría haber teminado en ese momento y nos hubiéramos retirado contentos y comentando todo lo disfrutado. Pero había, todavía mucho más. De un total de 22 artistas programados para la primera luna, recién habían subido siete.

Como si comenzara otra noche, el fervor se aplacó para abrazar la propuesta de Contracoro al Resto, agrupación coral cordobesa integrada en su mayoría por ex presos políticos y dirigida por Gustavo López, de tan solo 21 años de edad. El reclamo de Memoria, Verdad y Justicia quedó flotando en el ambiente.

Y subió Claudia Pirán, una artista amada por Cosquín, para lucir sus notables cualidades vocales en potente versión de la “Zamba del Carnaval”, de Gustavo Leguizamón; su pertenencia cuyana con la cueca de Saúl Tristán Quiroga, “Me hiciste mal”, y su alejamiento de la misma con una selección de carnavalitos enganchados que concluyó con el motivo 'folk-cumbiero', “Fuiste”. Para despedirse con su versión de “No llores por mí Argentina”, del musical “Evita”, de Andrew Lloyd Webber.

A su tiempo, Suyai llenó de papelitos el escenario tras una presentación bien festivalera.

Franco Luciani se destacó con temas Folklore y Tango, sus discos más recientes, que fueron el instrumental preludio para que los ganadores del Pre Cosquín en el rubro Pareja de Baile Tradicional, sede Pirané, Formosa, Mussin-Ibarrola interpretaran el valseado “La polvareda”.

El Negro Palma, músico y cantor del chaco boliviano, desplegó un show estridente que no satisfizo las expectativas del público que, no obstante, lo aplaudió respetuosamente.

Los ganadores del Pre Cosquín en el Rubro Canción Inédita, Dúo Alpa, por “María del Famatina”, poema de Gustavo Machado musicalizado por Roberto Gallardo y Mariela Santuchi, fue muy bien recibido por la Plaza, que aplaudió la interpretación hasta en el interludio.

Y llegó uno de los momentos más esperados de la primera noche de las nueve que tendrá este Cosquín 2013: la presentación de Peteco Carabajal “Solo y Acompañado”, tal el nombre del ciclo que en 2012 llevó adelante en el Teatro del Viejo Mercado, en el Barrio porteño de Almagro. Y que recreó con maestría sobre el escenario Atahualpa Yupanqui junto a notables invitados.

Conocedor del paño sobre el cual jugaba y “violín en hombro”, Peteco arrancó con deliciosas versiones de “Desde el puente carretero” y “Como pájaros en el aire”, inspirado en su madre, presente en la Plaza, y cantadas junto a un ensamble de cuerdas y coreadas por toda la concurrencia.

Memorial de los patios”, “Guerrillero santiagueño” y “Guitarra del alba”, entre alguna otra chacarera precedieron a la impagable versión de la “Chacarera de las Piedras”, de Atahualpa Yupanqui, junto a Suna Rocha y a Franco Luciani, una de las fotos de la Primera Luna.

Subió el riojano Pancho Cabral para interpretar junto a Peteco, ahora con charango, su “Carnaval de los barrios”. Luego, “Quimey Neuquén”, de Marcelo Berbel; “La mataca ollera”, de Francisco Sánchez; “Vida”, y “La vieja”.

Subieron a zapatear con Peteco Koki y Pajarín Saavedra, sobre un fondo musical aportado por la banda y Franco Luciani. Con Laura Ros, cantó “María va”, de su padre, Antonio Tarragó Ros.

Mavi Díaz y las Folkies fueron otras de las invitadas, así como Rubén Patagonia, el Duende Garnica y la jujeña Micaela Chauque.

Como si todo no hubiese sido ya expresado, el anfitrión invitó a todos sus acompañantes y recreó la chacarera de Ica Novo, “Los indios de ahora”, para cosechar la ovación de pie y con su salida propiciar un éxodo que parecía musicalizado por los números que tuvieron la responsabilidad de cerrar la incomparable Primera Luna: Los Legales, de La Rioja; Ceibo, de Cosquín; Los Patricios, de Córdoba; Maité, Marina González, Trajinantes y Vocación.

Eran pasadas las seis de la mañana cuando el rasguido del último acorde dejó de vibrar y los duendes volvieron a guardarse preocupados a sus cajas.

Saldrían cuando un nuevo grito los despertara y se volviera a encender el fuego en el Valle de Punilla para albergar a la Segunda Luna. Pero con el desafío de, al menos, empardar a la Primera.-

Escuche las alternativas del Festival de Folklore de Cosquín 2013
a través de Radio Nacional Folklórica.

Operación Técnica: Máximo Vargas y César Calvi.
En el Móvil: Oscar Humacata.
Guiones y coordinación: Pedro Patzer
Conducción: Sonia Ferraris y Fernando Pedernera.

FM 98.7 Radio Nacional Folklórica 

Comentarios

Entradas populares de este blog

BAF del 28 de agosto.

¡¡¡Y volvió a volver el BAF!!!

BAF del 23/05/22