COSQUÍN 2013: Octava Luna


Luna y Plaza para Los Tekis.

(Cosquín, 27 de enero de 2013. Fernando Pedernera, RNA-BAF) Veintiocho números en gateras cuando se encendía un nuevo milagro en Cosquín.
Poema, homenaje al Litoral e Himno a Cosquín por el Ballet Camín, Grito y Arenga, referida “a la tierra sin mal”.
Y como si alguien hubiese frotado una lámpara, una genia, Mariana Carrizo, concede emociones sobre el Escenario Atahualpa Yupanqui. “Cantorcita soy señores”, “Nosotras lo mejor de todo” y “Qué he buscado con quererte” renuevan el romance de la salteña coplera con la Plaza. Y el contrapunto con el solvente Marcelo Iribarne, es puro valor agregado.
Para mantener el encanto, el cordobés de Cruz del Eje, Jairo, empuña el canto de la tierra con su voz: “Zamba por vos”, de Zitarrosa; “La olvidada”, de Yupanqui; abren el fuego. Luego, “Carpintería José” y “Los enamorados”, de Jairo con Salzano, “Ella ya me olvidó”, sutil homenaje a Leonardo Favio; “El Ferroviario”, “Pertenencia a la Tierra” y sus infaltables “Antiguo dueño de las flechas” (o Indio Toba, si prefiere), de Ramírez y Luna y “Chacarera de las piedras”, de Yupanqui, redondean otra actuación magistral.
“No he cantado para todos sino para cada uno de ustedes”, agradece y suelta su sentimiento en el “Ave María de Franz Schubert.
La magia se percibe en la Próspero Molina y casi en estadio de gracia se recibe a la Copañía de Danzas “La Popular”, que representa “Nadie nos puede callar” o el horror del robo de niños durante la última dictadura cívico militar ante la mirada emocionada de Estela de Carlotto, de Abuelas de Plaza de Mayo, quien agradece, en diálogo con la Radio Pública de Folklore en Cosquín estar un año más levantando las banderas de “Memoria, Verdad y Justicia”.
Con la cuota de hondo compromiso, cubierta, sobrevienen las distintas propuestas que hacen de Cosquín un Festival abierto a nuevas expresiones, como el canto de Belén de Necochea o del Conjunto Emerger. Y por fin y con algo de tiempo en el escenario, la entrerriana Marita Londra, una de las más destacadas cantoras de la escena folklórica nacional, que se muestra cantautora acompañada por Jorge Marziali, su socio en la creación, y los brillantes Martín Castro Y Eduardo Ortega, en guitarras. “La Chamarrita”, de Marziali y Londra; “Mama llevame pa'l Pueblo”, de Magaldi; y “Coplas de la enamorada” y “La enamorada de más” -tema que da nombre a su exquisito disco más reciente- completan una presentación excepcional, celebrada respetuosamente por el público que colma de a poco la capacidad de la Plaza.
Emotivo abrazo latinoamericano nos prodiga el Conjunto Pueblo Nuevo, de Ecuador, que arrancan su actuación con “Ojos de cielo”, de Víctor Heredia; “Montilla”, dedicado al presidente de Venezuela Hugo Chávez; “Zamba para olvidarte”, de Daniel Toro; “Hasta Siempre”, del cubano Carlos Puebla, con la participación del santafecino de Cañada de Gómez, Nahuel (Carlos Porcel de Peralta) como invitado; y un cierre vibrante dedicado al presidente de Ecuador, Rafael Correa; “País Canela” y “A mi lindo Ecuador”. Cabe destacar la intolerancia puesta de manifiesto en tenues silbidos ante la mención de los líderes suramericanos, casi tapada por el calor popular de la mayoría de la concurrencia.
Por tercera vez consecutiva, subió la Delegación de la Provincia de Chubut, con coreografías sobre loncomeo, triunfo, aire de chacarera, valseado, polca y cueca cordillerana.
Más tarde, la platense Silvina Nieto se convirtió en una grata sorpresa para la Plaza, al cantar “Cosquín en la piel”, de Pancho Cabral y Luna; tema ganador del PreCosquín 2012 a la Canción Inédita; “Doña Ubenza”, del Chacho Echenique”, y un fragmento de Nessum Dorma, de Puccini, que arrancó la ovación.
A continuación, formoseño en ascenso, Lázaro Caballero Moreno encendió a la Plaza como solo había pasado, durante la Primera Luna, con Bruno Arias. Detalle que debió ser tomado muy en cuenta por la Comisión que solo tenía al jujeño de el Carmen como firme candidato.
“Argentino y formoseño”, de Pitín Zalazar; “Nostalgia del pago”, de Jorge Alcoreza; “Bañado norte”, de Godoy y Cocomarola; “El marucho”, de Pitín Zalazar; y el recitado “El Mencho argentino”, de Souza y Rey, provocaron la aclamación y se ganaron el derecho para la interpretación de dos bises: “stancia San Blas” y “La Chicharra cantora”. ¿Habrán dos consagraciones en este Cosquín 2013?
Con buen gusto y profesionalismo, la correntina Paula Basalo engalanó el escenario con sus temas “Piel adentro” y “Correntinidad”.
Abrazo entre el Folklore y el Rock, y muy a pesar de puristas y conservadores, Arbolito volvió a levantar a un público que esperaba otro maridaje con la presentación de Los Tekis y de sus invitados de la Bersuit.
“Este abrazo”, “Color de la Tierra”, “Sensaciones”, “Cruje” y “Baila baila” fueron la selección ofrecida.
Cantor como muy pocos quedan, el cordobés Pablo Lozano disfrutó e hizo disfrutar con sus notables interpretaciones de “La alabanza”, de Yupanqui y los Hermanos Díaz; “Córdoba en Otoño”, de Raúl y Fernando Montachini y Galíndez, con la participación de un Ballet de Las Varillas, Córdoba; y “Del norte cordobés”, de Ica Novo.
La “santiagueñidad al palo” se subió al Atahualpa Yupanqui con Blas, Kali, Walter y Musha, Los Carabajal, quienes repasaron lpáginas célebres de su tierra como “Añoranzas” (Jerez), “Identidad santiagueña” (M. A. Quiroga y Morelli), y “Dejame que me vaya” (Cuti Carabajal y Roberto Ternán), o nuevas dentro de su repertorio como “Solo le piudo a Dios”, de Gieco, y “Morena esperanza”, del “Illapu” Roberto Márquez. Y como si esto hubiese sidon poco, “Entra a mi hogar” y “Entre a mi pago sin golpear”, para el delirio popular y la crítica intelectual.
Ganadores del PreCosquín en el Rubro Dúo Vocal, de la sede Pergamino, cantaron Ángeles Chamosa y Alejandro Videla, que con arreglos que remitían al Dúo Salteño y clásicos como “Oro Verde”, de Falú y Dávalos; o la tonada “Tristeza”, de Pepe y Gerardo Núñez, cosecharon el aplauso respetuoso, aunque algún impaciente hiciera notar su ansiedad en silbidos.
Exquisito marco para recibir a la excelente cantora riojana María de los Ángeles “La Bruja” Salguero, chayera deidad, como salida del legado de Zacarías Agüero Vera, que aportó talento y buen gusto para registrar impactantes versiones de “Melodía para un regreso”, de Néstor Basurto (precedidas por las coplas de Jesús Oyola), “Lucero Cantor”, de Ramiro González; y “Grito santiagueño”, la zamba de Raúl Carnota, a dúo de voces con Pablo Fraguela, pianista que junto con la terna Burgos, Homer y Sánchez brindaron la musicalidad necesaria para que la riojana brillara.
El cordobés Julio Baca, Chicharrón, fue el nexo entre un número y otro, mientras se disponía la escena para la presentación de los Tekis, jujeños alborotadores que subieron acompañados por los rockeros de la Bersuit.
Plaza llena cantando, bailando y celebrando a sus artistas.
Y para el éxodo masivo, las cortinas musicales aportadas por Pacho Araya, Quorum, los cuyanos ganadores del PreCosquín en el Rubro Conjunto de Malambo “Estrella Federal y la exquisita Mónica Abraham, que pese a haber sido relegada a la trasnoche, ofreció una emotiva interpretación de “Adonde vamos”, del recientemente partido a la Peña del Cielo, Nacho Wisky, y Jorge Giuliano. “-Iba a hjacer una tonada pero no tengo tiempo”, advirtió antes de comenzar. Y para que los cada vez menos espectadores la recordaran hasta la próxima vez, “clavó” una emocionante versión de la “Cueca de la Viña Nueva”, de Palorma, con el baile del Negro Valdivia, el mismísimo Celador de Sueños, para deleite de todos. Casi “en las deshoras de la noche”, como decía la tonada.
Hora en la que, según la programación proporcionada por el departamento de Prensa del Festival, todavía debían subir Los Catamarqueños, el maestro armoniquista Paco Garrido; el cordobés de Laboulaye, Miguel Bilinski, Franco Orozco, La Copla y Tucanychaya.
Los relojes marcaban las 6:30 cuando se apagaron los sonidos. Y los duendes se guardaban hasta la próxima Luna, la última, haciendo apuestas que encabezaban las intenciones para Bruno Arias y Lázaro Caballero, como Consagración; Javier Benítez, el bandoneonista de 17 años de la sede Oberá, Misiones, como Revelación; y su compriovinciano Jairo para recibir el Premio Camín Cosquín. Pero aún no estaba dicha la última palabra...

Comentarios

Entradas populares de este blog

BAF del 28 de agosto.

¡¡¡Y volvió a volver el BAF!!!

BAF del 23/05/22